Es un protector de plástico que cubre el fondo del fregadero. Generalmente tiene una forma cuadrada o redondeada, para adaptarse a la superficie del mismo. Está fabricado en PVC, lo que ayuda a que sea perdurable en el tiempo y resistente.

Es útil para que el fregadero no se deteriore, lo protege de arañazos y hace que platos y vasos no golpeen directamente sobre él, amortiguando un posible impacto.

Suelen tener pequeños orificios para que el agua pueda pasar a través de él y no se acumule en la cubeta.

Antisalpicaduras