Es una pieza luminosa que se aloja en la pared fijada a su superficie. Se fabrica en varios diámetros y formas y funciona con tecnología LED, bombillas fluocompactas o bombillas halógenas. Se usa para iluminar estancias donde el punto de luz queda en el muro en lugar de en el techo.

Existen dos tipos con características distintas. El aplique de baño es un foco que proporciona gran cantidad de luz en la zona del espejo y que posee una protección contra la humedad que lo hace idóneo para la condensación generada en este tipo de estancias. El aplique de cuadro ofrece una luz más suave ya que su función es la de resaltar un cuadro sin alterar los colores originales.

Aplique interior