Son materiales inorgánicos que se emplean en la construcción, tanto para la fabricación de materiales como ladrillos y bloques, como para la preparación de morteros y hormigón. Los hay de distintos tipos de roca y de varios calibres. A los menores de 0,5 mm se los considera arenas y al resto gravillas o gravas.

Otros áridos se emplean para la jardinería, como los cantos rodados, bolos, piedras o arenas naturales, que tienen diferente color, según sea su procedencia.

Áridos