Es el nombre generalizado con el que se conoce a la arcilla expandida, un árido granulado muy utilizado en la construcción por sus características de poco peso y su gran poder de aislamiento térmico y acústico.


Esta arcilla se fabrica en hornos a gran temperatura, alrededor de 1.200 grados, un proceso en el que se expande y dota al granulado de muy poca densidad. Es muy resistente al fuego, permanece inalterable en el tiempo y es inerte a los ataques con productos químicos.


Se usa mucho, en diferente composición y granulometría, como decoración y drenaje en jardines y en la elaboración de bloques de hormigón aligerado (hormigones de muy poco peso), especialmente útiles cuando hay que ejecutar obras de gran resistencia en forjados que admitan poca carga, como puede ser en la restauración de edificios antiguos.

Arlita