Es un mueble fabricado en madera y en diferentes colores y medidas. Consta de una o varias puertas recubiertas de espejo y está dotado de baldas. Incluye un enchufe interior para conectar dispositivos como un secador de pelo o una afeitadora. En función del modelo, ofrece luz o repisas exteriores.

Se usa para guardar los productos de higiene diaria. Se cuelga en la pared del cuarto de baño, de modo que combina la capacidad de almacenaje con un espejo para facilitar el aseo diario. La limpieza debe hacerse con un paño humedecido con agua jabonosa, secándolo bien a continuación.

Armario con espejo para baño