Es una estructura metálica con forma de prisma rectangular. La pared trasera tiene una apertura que permite introducir el programador de riego una vez esté conectado al grifo, así como varios orificios para atornillar el armario a la pared. En la base tiene un agujero por el que sale la tubería de polietileno para riego. La pared frontal está compuesta por una puerta abatible con cerradura.

Se usa para proteger el programador de riego. De esta forma se evita su deterioro por el sol y no le entra agua, que puede estropear las baterías y, en consecuencia, el programador. Además, al estar guardado bajo llave, se dificulta que otras personas puedan manipularlo o sustraerlo.

Armario para programador de riego