Es un mueble con compartimentos cerrados por puertas. Su interior contiene estantes y barras para perchas, aunque se le pueden incorporar distintos accesorios. Está fabricado en un aglomerado recubierto de melamina, material muy resistente al rayado y al desgaste. Se presenta en acabados como roble, nogal, haya o blanco. Los frentes pueden ser lisos o de estilo japonés.

Sirve para almacenar y organizar prendas de vestir de forma que se facilite el acceso a ellas. Para eso cuenta con puertas, que pueden ser abatibles o correderas en función del espacio disponible.

Armario ropero