Es una pantalla rectangular con una base de PVC y plástico que requiere de la conexión a la corriente eléctrica y al wifi para su funcionamiento.

Su función es controlar los sistemas domóticos del hogar a través de la voz. Para su uso, es necesario comprobar la compatibilidad de los diferentes aparatos inteligentes a conectar, con el fin de que la información llegue y aparezca en la pantalla integrada. Además, también cuenta con las funciones de escuchar contenido multimedia, ver fotos y vídeos o programar la agenda.

Asistente virtual con pantalla inteligente