Es una señal portátil, formada por una base sólida que hace las veces de soporte. En su interior contiene las baterías, que le dan autonomía a la baliza. Sobre esta base se apoya una bombilla de color amarillo, que es el color indicativo de emergencias.

Se usa para alertar de un posible obstáculo, riesgo o peligro. Se ponen para señalizar una obra, avisando a conductores y peatones, mediante señales luminosas, de la existencia de algo que obstruya el paso.

Baliza intermitente