Aparato de cocción portátil, fabricado en acero o en hierro. Se compone de unas patas, con ruedas o no, que sujetan el armazón, un recipiente en el que se hace fuego y una rejilla sobre la que se deposita comida para ser cocinada. En función del modelo, dispone de tapa, lo que permite controlar el oxígeno y avivar o paliar el fuego.

Sirve para hacer brasas con carbón o carbón/leña para cocinar en el exterior todo tipo de alimentos y que adquieran un sabor característico. Se usa con guantes ignífugos. Para utilizarla, se enciende el fuego con carbón o briquetas con la ayuda de pastillas de encendido y un encendedor. Cuando las piedras de carbón queden blanquecinas, están listas para cocinar. Se colocan los alimentos sobre la rejilla y se asan poco a poco.

Barbacoa de carbón