Es la acción de proteger una superficie o una pintura dándole un baño de barniz. Son diferentes las bases que reciben este tratamiento, como maderas al natural, usando previamente un tapaporos o fondo, suelos, pinturas o metales.

Para llevarlo a cabo es muy importante la preparación y la limpieza del objeto, de modo que quede exento de grasas y polvo. A continuación, se aplican a brocha o rodillo las manos necesarias, se deja secar bien y se lija previamente entre capa y capa. Su uso es apto tanto en interior como en exterior.

Barnizar