Es una vara de plástico que tiene ventosas de sujeción en cada extremo para instalarla en la zona de baño, sin necesidad de hacer taladros ni utilizar adhesivos. Sirve para sujetar la alcachofa de ducha y poder tener las manos libres para el aseo personal.

Para su colocación, se debe limpiar la pared de la zona y situar en el lugar deseado la barra de ducha. A continuación, se ejerce presión a la vez que se gira el tapón que hay sobre la ventosa, de modo que absorbe en su totalidad el aire que está entre la pared y la ventosa.

Barra de ducha sin tornillos