Es un herraje compuesto por dos piezas unidas por un mismo eje. Tiene forma redonda y orejeras en un extremo, mientras que el otro es alargado e incluye dos tornillos de regulación. Existen dos medidas estándar, de 26 y de 35 mm, y distintos grados de apertura: 90º, 95º, 105º, 110º, 135º y 180º.

Se usa para articular las puertas de los muebles y para facilitar su regulación, tanto lateral, de altura y de profundidad, como de giro. Para su colocación, es necesario practicar en la puerta un orificio circular, donde después se embute la bisagra. Es recta si la puerta tapa por completo el canto del lateral del mueble, acodada si cubre la mitad y superacodada si queda introducida en el armario.

Bisagra de cazoleta