Es un complemento para puertas que tiene en un extremo una parte redondeada, llamada cazoleta, que se introduce en la madera y dos orejeras para su fijación. En el lado opuesto incluye dos orificios para fijarla, que se separan del conjunto, y dos tornillos para su regulación y fijación.

Sirve para abrir y cerrar una puerta con la ventaja de que está oculta. Al ser acodada, desplaza la puerta de forma diagonal para dejar la mitad del lateral del mueble visto. Se coloca practicando un orificio de 35 mm de diámetro en la puerta y fijándola a ella. De la otra parte, se fijan primero las dos patillas y, mediante el último tornillo, se sujeta.

Bisagra de cazoleta acodada