Es una máquina frigorífica que se encarga de transferir el calor desde un espacio más frío hasta otro más caliente y de mantenerlo. Este proceso se consigue por medio del cambio de estado de gas a líquido de un fluido refrigerante con la ayuda de un compresor.

Se emplea en equipos de climatización para aportar calor a la estancia o calentar agua sanitaria. Su principal ventaja es su bajo consumo energético en comparación con sistemas más convencionales. El aire acondicionado es una bomba de calor reversible, es decir, que es capaz de enfriar una estancia además de calentarla.

Bomba de calor