Es una máquina con motor que funciona fuera del agua. Normalmente es eléctrica y se usa para el vaciado y el trasvase de aguas limpias o para riego. Tiene una entrada de autoaspiración, que es por donde absorbe el agua, y otra salida de expulsión, por donde impulsa el agua en el circuito. Ambos orificios son de una pulgada de diámetro. Pueden aspirar agua que se encuentre, como máximo, a 8 metros de profundidad. No debe ponerse en funcionamiento sin agua, por lo que es recomendable ponerle una válvula de retención en el orificio de aspiración.

Bomba de superficie