Bombilla que tiene una vida útil de entre 6.000 y 10.000 horas, que se corresponden con entre seis y diez años. Consume hasta un 80% menos que las tradicionales, por lo que se considera de bajo consumo.

No está indicada para lugares de uso frecuente pero breve, como zonas de paso o baños. La razón es que los encendidos y apagados constantes reducen su vida útil, ya que tarda unos segundos en alcanzar su máxima potencia.

Bombilla fluocompacta