Es un tipo de bombilla que, mediante diodos de luz rojos, verdes y azules, consigue proyectar cualquier tonalidad, mezclando la intensidad de esos colores primarios. Se fabrica en diferentes tipos de plástico y en un extremo lleva un casquillo metálico grueso por el cual se enrosca a una lámpara.

Gracias a un mando o una aplicación para teléfono móvil, es posible variar la intensidad de la luz y conseguir la tonalidad deseada en cada momento.

Bombilla LED inteligente con color RGB