Es un depósito cilíndrico de metal que contiene gases de manera licuada, como el butano y el propano. En función de la cantidad y el tipo, presenta diferentes tamaños.

Debido a la presión con la que se almacena, sale de forma gaseosa de manera constante mediante un regulador. Sirve para alimentar sopletes, cocinas portátiles o pequeñas lámparas de gas, entre otros elementos.

Botella de gas