Es la acción mediante la cual se da lustre a un objeto, especialmente piedras o metales. Esto puede realizarse de manera manual o eléctrica en dos fases, una primera de limpieza y una segunda de abrillantado o pulido. Para ambas se necesitan productos como pastas o líquidos limpiadores y pulidores.

Para bruñir de manera manual se frota la pieza con una bayeta de microfibra con los productos mencionados. Para hacerlo de forma mecánica, se usa una pulidora eléctrica o accesorios para taladros o amoladoras que adapten piezas de algodón prensado que trabajen la superficie.

Bruñir