Es la parte subterránea de algunas plantas. Se utiliza en la jardinería y en los cultivos con fines tanto decorativos como para la alimentación. En el bulbo se reservan los nutrientes de las plantas.

Da lugar a plantas de tipo herbáceas, que necesitan ciertos tipos de cuidados que permiten tanto la floración como la consecución del fruto. En función del bulbo, se obtiene un tulipán, un jacinto, un gladiolo, cebollas, ajos o puerros, entre otros vegetales. El buen drenaje asegura la floración al año siguiente.

Bulbo