Es un soporte con forma de V invertida que sirve para apoyar un tablero o un cristal. Se fabrica en madera o en metal, aunque según el diseño y la resistencia estos materiales pueden variar. Hay tres tipos. Los plegables son muy versátiles, ya que se pueden doblar a la hora de guardarlos. Proporcionan una buena base para colocar un tablero, ya sea para realizar trabajos esporádicos o para hacer de mesa ocasional.

Los fijos no se pueden ni doblar ni ajustar, aunque existen diferentes tamaños. Se utilizan en obras, donde no hay problema de que se plieguen o desmonten. Los fijos-regulables son los que no se pueden plegar, ya que la base tiene una forma fija, pero el soporte horizontal donde descansa el tablero o cristal se puede regular en altura o inclinación. Son muy utilizados para mesas de estudio.

Caballete