Es un conductor recubierto con un material aislante que permite transferir información de un dispositivo a otro. En función de la cantidad de cables que lo formen y del recubrimiento, puede utilizarse para distintos tipos de comunicación.

Puede tratarse de un cable que se utiliza de la antena de televisión a la televisión, de un cable de comunicación telefónico desde el receptor al teléfono o al módem o de un cable con puerto USB del ordenador a la tablet, al móvil o al disco duro, entre otros.

Cable de comunicaciones