El cableado eléctrico de la casa está compuesto básicamente por hilos de cobre conductores eléctricos recubiertos y protegidos por material plástico de diferente color. Hay cable rígido y flexible, que se elegirá según sean las condiciones de la instalación.

Hay tres cables eléctricos que hay que distinguir:

  • Cable de fase: es por el que transcurre la corriente eléctrica, por lo tanto el conductor activo. Debe ser de color marrón y opcionalmente negro o gris y del grosor apropiado medido en mm2. Hay cable de fase de ida o de vuelta, cuando la corriente entra hacia un interruptor o cuando sale al circuito, por ejemplo.
  • Cable neutro: es un conductor con potencial 0, por el que en teoría no pasa la corriente, pero que es imprescindible para que pueda producirse electricidad junto con el cable de fase. Es de color azul.
  • Cable de tierra: o de toma de tierra. Es un conductor que protege las instalaciones y a las personas derivando las posibles sobretensiones a tierra. Es de color verde-amarillo.
Cable eléctrico