Es una unión de eslabones ovalados, fabricados en materiales plásticos resistentes al exterior, de modo que soportan diferentes cambios térmicos. Facilita su traslado porque pesa poco y el grosor, que depende del fabricante y del modelo, oscila entre 2 y 20 mm. Sus colores son llamativos, como rojo, blanco, amarillo y negro. Es posible adaptar eslabones para unir cadenas o acotar con postes.

Se utiliza para delimitar una zona de trabajo y su colorido recuerda que es un lugar con prohibición de paso a personal ajeno. Se coloca en diferentes lugares y situaciones, como zonas de seguridad, construcción, tránsito vial y controles de entrada a eventos.

Cadena plástica de señalización