Es un recipiente confeccionado en tejido de color gris. El lado delantero es translúcido, de modo que permite ver su interior. Para abrirse y cerrarse dispone de dos caras de velcro, una que va pegada a la caja y otra a la parte móvil.

Sirve para ordenar y almacenar los zapatos, de forma que se adapta a estanterías e interiores de armario. Cada caja tiene capacidad para dos pares. Es plegable, por lo que permite guardarse sin ocupar mucho espacio cuando no se utilice.

Caja de tela