Es un cajón de mueble de cocina, de mayor profundidad que los usuales. Los laterales no están totalmente cerrados, para permitir la circulación del aire en su interior.

Se usa para guardar ollas, cacerolas, sartenes y tapaderas. Disponible en varias medidas para adaptarse al espacio disponible. Asimismo, se fabrica en diversos materiales. El fondo y la trasera suele ser de melamina, y el frontal será de madera, metal o del mismo material elegido para el resto de la cocina. Soporta hasta 40 kilogramos de peso, para poder tener todo el menaje de cocina ordenado y recogido.

Cajón cacerolero