Es un tipo de caldera que utiliza como combustible el gasóleo C y trabaja con alto rendimiento y seguridad. Puede ser de hierro fundido o de chapa. Genera calor quemando un combustible líquido, gasoil, que a su vez calienta el agua que circula en su interior para servir al circuito de radiadores, suelo radiante o agua caliente.

Se utiliza para el sistema de calefacción o de agua caliente. También existen calderas mixtas para ambos sistemas, ACS y calefacción. Puede disponer de un sistema de acumulación interior que permite disponer de agua para consumo inmediato. Necesita mayor espacio, tanto la caldera, ya que tiene mayor dimensión, como el depósito anexo que necesita para la acumulación de gasoil.

Caldera de gasoil