Es un aparato que sirve para mantener el agua a una temperatura cálida, tanto en verano como en invierno. Se emplea en piscinas cubiertas y al aire libre. Existen diferentes tipos en función de su modo de funcionamiento.

El modelo solar dispone de colectores solares y no requiere depósito, sino que la propia piscina hace esa función. La calefacción de gas, adecuada para piscinas pequeñas, quema el gas y trabaja en conjunto con la bomba y el filtro. La instalación de este sistema no puede realizarse en la sala de la depuradora. La calefacción con bomba de calor es responsable de la absorción y la transferencia del calor retenido en el ambiente exterior al agua de la piscina.

Calentador de agua de piscina