Son conductos para la recogida y desvío del agua de lluvia hechos con hormigón polímero, una variedad de hormigón muy resistente que se hace con mezcla de áridos y polímeros, un tipo de resina muy usada para sustituir los cementos. Al ser un material muy moldeable y resistente es idóneo para la realización de estos conductos.


Este tipo de canales se hacen para el uso en zonas en las que hay que soportar grandes pesos como el paso de vehículos. A los canales se conectan tubos de distinto tamaño de PVC para la derivación del agua. Las rejillas de estos canales suelen ser metálicas, también muy resistentes. Son de mayor peso que los de polipropileno, lo que hay que tener en cuenta durante su manipulación. El tamaño habitual tiene 1 m de longitud.

Canales de hormigón polímero