Es un elemento de conducción de aguas fabricado en hormigón, conglomerado de grava, arena y cemento. En función del modelo, puede contener una malla interior de acero. La parte superior está rematada con una rejilla que permite el paso del agua y no deja entrar la basura. También ayuda a evitar un accidente o un traspié.

Sirve para la conducción de aguas pluviales y se emplea en zonas ajardinadas y de exterior. Se conecta con otras piezas gracias a un sistema de macho y hembra que tiene en los extremos.

Canaleta de hormigón