Es una pequeña edificación fabricada en acero que consta de cuatro paredes y un tejado. Por lo general, no incluye el suelo. La estabilidad del material lo hace resistente a los golpes y a las inclemencias meteorológicas. Ofrece diferentes acabados y tamaños.

Se coloca en el exterior y sirve para organizar las herramientas, guardar bicicletas y, en general, como trastero. Si las dimensiones son las adecuadas, incluso puede utilizarse como garaje para guardar un vehículo. Su instalación requiere unir los paneles de metal con perfiles y tornillos.

Caseta de acero