Es una pequeña estructura que se asemeja a una casa. Sirve para que tu perro se encuentre confortable y protegido de la lluvia o del calor cuando esté fuera de la casa. Las puedes encontrar de diferentes dimensiones  según el tamaño del perro y de diferentes materiales como madera, resina o alambre.

La caseta de madera se adaptan muy bien a las diferentes climatologías, ya que se mantienen muy frescas en verano y son muy acogedoras en invierno. El techo va forrado con tela asfáltica, así la aisla de la lluvia y el suelo es de madera para aislarla de la humedad. La caseta de resina por su material es muy fácil de instalar y de limpiar. Lo más habitual es que lleve incluido el suelo y que las paredes sean antiparásitos y antihumedad. La caseta de alambre es ideal para perro muy grandes, se suelen colocar en espacios muy amplios.

Caseta para perros