Es un veneno sin olor que está combinado con alimento. En función del formato, se presenta en trampas de plástico, en cuyo interior contiene el producto en gránulos, líquido o gel.

Sirve para atraer a las hormigas y eliminarlas. Cuando el insecto se acerca, coge el producto, se lo lleva al nido y allí lo ingiere. Se utiliza tanto en interior como en exterior.

Cebo antihormigas