Es un mortero al que se le ha añadido pegamento y que se usa para pegar cerámica o revestimiento. Se puede utilizar tanto en interior como en exterior. Se puede encontrar en gris y en blanco.

Tras realizar la mezcla con agua en las proporciones indicadas por el fabricante, se puede amasar de forma manual o mecánica, con un batidor eléctrico, hasta conseguir una masa homogénea. Para su aplicación es posible ayudarse de una llana o espátula.

En función del trabajo a realizar se aplica sobre el soporte, sobre la pieza a colocar o sobre ambos. Tanto el soporte como la pieza a colocar deben estar limpios y secos. El cemento debe cubrir toda la pieza y una vez colocada hay que apretarla con fuerza para que no queden surcos.

Cemento cola