Es una herramienta formada por una base de madera o metal, sobre la que se fijan unas cerdas metálicas, que tienen diferente dureza según el trabajo que deben realizar. En el caso de ser manual, dispone de una empuñadura o un diseño que facilita su manejo. Otra opción es como complemento para taladro, para lo que existen diferentes formatos y tamaños.

Se utiliza para la limpieza y preparación de distintas superficies. Para usarlo, debe frotarse el material hasta obtener los resultados deseados. Elimina pintura de metal y madera, decapa el metal del óxido, limpia partes sueltas de hormigón y otros materiales de obra y piedras.

Cepillo metálico abrasivo