Es un producto de textura espesa destinado a proteger y nutrir las pinturas. Con ella se consigue un acabado blanquecino, es decir, un efecto empolvado. Es un complemento idóneo para aplicar tras la aplicación de la pintura chalk paint.

Sirve para resaltar las texturas y realzar las tallas de muebles de madera y otros objetos. Proporciona un acabado suave y liso en las superficies aplicadas. Este producto se puede aplicar con brocha, con esponja o con un paño. Al secarse se debe retirar el exceso con un cepillo suave.

Cera blanca