Es un revestimiento con resistencia a la humedad. Destaca por su cómoda limpieza, su fácil mantenimiento y su inalterabilidad en el tiempo. Ofrece múltiples acabados, colores y texturas, lo que permite una gran variedad de posibilidades decorativas. Existen diferentes tipos, como azulejos, baldosas de gres, gres porcelánico, gres rústico o barro cocido.

Se etiqueta con diferentes grados de resistencia y grupos de absorción. Si es muy absorbente, significa que tiene un cuerpo más poroso y menos resistencia a golpes y a la humedad, de modo que envejece peor. Con una adecuada colocación y una junta correcta, resiste el encharcamiento, por lo que se utiliza como base de ducha. Lo más utilizado para el baño son azulejos para la pared y gres porcelánico para el suelo debido a su alta resistencia.

Cerámica para baño