Es un material ideal para suelos de jardines o terrazas proveniente de arcillas ordinarias que han sido sometidas a temperaturas de 1300ºC. Estas altas temperaturas hacen vitrificar completamente la arena de cuarzo, obteniendo así productos impermeables y más duros. Para el exterior es conveniente elegir el gres porcelánico por su baja porosidad. En relación con su capacidad antideslizante hay distintos tipos de suelo, el de tipo 3 es el adecuado para exterior.  Si ha sido colocado adecuadamente resiste inundaciones. 

Se mantiene intacto con el transcurso del tiempo y es un material fácil de instalar y limpiar. Está fabricado en forma de badosas con diferentes tamaños. Ofrece una amplia gama de acabados, formas y colores.

Es resistente frente al rayado, a la abrasión de productos químicos o al desgaste que pueda sufrir. Los suelos cerámicos ofrecen distintos grados de dureza (PEI). Cuanto mayor es el PEI, más resistencia al uso, al tránsito y a la erosión.

Cerámica para exterior y terraza