Es un material prensado y endurecido por la aplicación de calor. Es resistente, duradero, antideslizante y con buen comportamiento frente al agua y el sol. Puede ser de gres, pasta blanca o porcelánico. Ofrece diferentes tamaños y formas, como cuadrada y rectangular, además de distintos estilos, como madera, barro y mármol texturizado.

Sirve para decorar la zona de baño y permitir que se camine por ella. Debe colocarse en un suelo nivelado y con inclinación hacia el desagüe. Para ello se utiliza cemento cola de alta adherencia y flexible, mientras que en las juntas se aplica mortero para exterior.

Cerámica para piscinas