Es un elemento de seguridad electrónico. Está formado por una cerradura inviolable por fuera, con apertura mediante mando a distancia y smartphone. La gran ventaja que posee frente a cerraduras tradicionales es la imposibilidad de su manipulación desde la parte exterior de la puerta.

Para la apertura mediante smartphone es necesario tener instalado el kit de conexión mediante wifi, Remock Lockey Net, y tener la aplicación descargada en el móvil o la tablet. Una vez esté todo instalado correctamente, se podrá abrir la puerta mediante conexión a internet. Es un mecanismo que se instala sin necesidad de hacer grandes orificios como en los cerrojos convencionales. La configuración para que funcione mediante dispositivo móvil es sencilla. Su uso es exclusivamente para exteriores con un alcance de la señal de 5 metros aproximadamente.

Cerradura de seguridad invisible