Es un dispositivo de metal que tiene una pletina rectangular con orificios para fijar, además de una pletina más pequeña y abatible. Sirve para la apertura a distancia de puertas de entrada a edificios, cancelas de jardín o cualquiera que se quiera abrir a distancia.

Para colocarla, debe tenerse en cuenta que se conecta a la corriente eléctrica a través de un transformador de 12 o 24 voltios. La pletina pequeña dispone de dos tornillos para la regulacion del cierre. Hay que sustituir la chapa del marco de la puerta por este elemento, de modo que se habilita la apertura eléctrica de la cerradura.

Cerradura eléctrica