Es un sistema de seguridad mecánico con varios puntos de anclaje al marco de la puerta. Esto hace que tenga una mayor protección frente al apalancamiento e intento de robos con fuerza.

Se instala con 3 o 5 puntos de sujeción, tres de ellos en la parte lateral de la puerta y otros dos en la parte superior e inferior, anclándose al suelo y al marco superior.

Puede ser de sobreponer o de embutir, siendo esta última, la mejor opción para la estética visual de la puerta al instalarse dentro de la misma y dejando solo a la vista la parte lateral de la cerradura y los bulones, tornillos de cabeza redondeada.

Es una buena opción para puertas sencillas reforzándolas con cilindros y escudos de alta seguridad, junto con la cerradura multipuntos.

Cerradura multipunto