Es una cesta de forma rectangular, ovalada o esquinera con paredes lo suficientemente altas para que los jabones y productos de aseo permanezcan rectos y sin caerse. Está fabricado con materiales como plástico, metal, acero inoxidable, madera o granito.

Sirve para optimizar el espacio de la zona de baño y tener todos los productos de higiene ordenados y accesibles. Dependiendo del modelo, cuenta con diferentes maneras de sujeción, con ventosas, colgado de un gancho, taladrado a la pared o pegado con adhesivo. Para alargar la vida de los modelos metálicos, se aconseja limpiarlo solamente con una bayeta humedecida en agua.

Cesto de ducha