Es una pieza metálica con forma curva para adaptarse mejor a la onda que hace la placa de una cubierta. La parte que entra en contacto con esa superficie tiene una junta de goma para ofrecer mayor estanqueidad ante situaciones de humedad. La pronunciación de la curva depende del tamaño de la placa.

Se utiliza para la correcta fijación de la placa de cubierta a su soporte. Su función es que el tornillo utilizado para la instalación de la cubierta tenga mayor superficie de presión sobre la placa.

Chapa para fijación de cubierta