Es un recipiente metálico cilíndrico, con agujeros en toda su superficie y dotado de un asa resistente al calor. Incorpora una válvula de ventilación que facilita la circulación del aire, de modo que favorece el encendido de las brasas.

Se usa para encender el carbón de la barbacoa de forma rápida y limpia. No es necesario remover ni soplar las brasas. Se ponen las pastillas de encendido sobre la parrilla de la barbacoa, se les prende fuego y se sitúa encima la chimenea de encendido con las briquetas. En veinte minutos adquieren una tonalidad blancuzca y se convierten en brasas. En ese momento, se vacía la chimenea sobre la parrilla.

Chimenea de encendido