Es un mecanismo formado por dos piezas que permite que una puerta se cierre automáticamente. Se instalan en la parte superior de las puertas, en el lado de las bisagras. Lo puedes encontrar de diferentes materiales como plástico o metal.

Lo puedes encontrar sin retención, con este la puerta siempre cierra. Su uso suelen ser en puertas de interior que, por seguridad o comodidad, requieran estar siempre cerradas. También con retención, la puerta puede quedar abierta cuando sobrepasa el ángulo de 90º. Su uso suele ser en puertas de exterior, con mucho tránsito, como en las comunidades de vecinos. En ambos casos se puede regular la velocidad y potencia del cierre. La elección del cierrapuertas dependerá del peso y medidas de la puerta. 

Cierrapuerta