Es un accesorio compuesto de dos piezas con unas orejeras con orificios para atornillarlas. La pieza inferior va provista de un anillo para accionar el muelle interior y así facilitar su apertura. La pieza móvil cuenta con un resbalón en su extremo.

Su utilidad consiste en poder cerrar ventanas o pequeñas puertas sin necesidad de accionar el mecanismo, solo empujando. Se coloca de manera horizontal o vertical. Se instala en ventanas de difícil acceso, pues puede abrirse y cerrarse con la ayuda de cualquier utensilio. Se fija atornillando la pieza pequeña al marco y la otra a la ventana.

Cierre de ventana