Es una tira de acero, flexible y alargada, con agujeros circulares distribuidos cada pocos milímetros a lo largo de toda su extensión. Es recortable y se utiliza para la unión de objetos entre sí o para fijarlos a otra superficie. Tiene la particularidad de adaptarse sin dificultad a cualquier pieza gracias a su gran maleabilidad.

Para su instalación es necesario cortar un fragmento del largo apropiado para el objeto que se pretende asegurar. Se da forma a la cinta para adaptarla a la pieza y se usan los orificios para fijarla a la superficie de sujeción mediante el uso de la tornillería adecuada para cada caso.

Cinta con agujeros