Es una tira fabricada en poliéster. Cuenta con cordones a ambos lados, de modo que al tirar de ellos, el tejido se pliega sobre sí mismo en forma de tablas. Tiene unas anillas destinadas a colgar tela con la ayuda de ganchos.

Sirve para adaptar las cortinas y los visillos a la medida deseada y para aumentar la sensación de tupidez gracias a los dobleces que se crean. Durante la confección, se cose con dos pespuntes en la parte superior de estas piezas textiles.

Cinta fruncidora